Marketing

Comunidades y vinculación – Foros I

A la salida de un cine allá por 2006, unos amigos y yo debimos disfrutar la película (Tránsito, que recomiendo) ya que en el paseo de vuelta casa nos pusimos a desentrañar los recovecos de la historia que acabábamos de ver. Aún curioso por escuchar más puntos de vista, busqué un poco en la red: así fue como, tras un par de clics, iniciaría mi andadura por el primer foro que consiguió que me sintiera parte de una pequeña comunidad.

En aquel lugar no solo sacié mi curiosidad cinéfila. Había un espacio para la literatura amateur: bajo la máscara de un avatar compartí unos pequeños versos. Personas que no me conocían de nada mostraron su opinión acerca de las letras que difundía y, poco a poco, me fui identificando con un pequeño grupo de personas con gustos similares. Dado que el foro tenía origen argentino y allí confluían diferentes nacionalidades, enriquecí mi vocabulario español con palabras de aquel contiente. Descubrí también el que es uno de mis grupos favoritos, Anathema, al que dedicaré un post próximamente.

Aquel sitio consiguió mucho más que un fan o un punto arriba en esa medida llamada vinculación (engagement) que represento en los informes que actualmente realizo. Solemos llamar comunidad al conjunto de usuarios que han hecho Me gusta a una página en Facebook o que han seguido a la cuenta de Twitter de una marca. En el caso de un buen foro, su significado va más allá.

Branded apps

Crear contenido útil de manera no intrusiva y acompañarlo de una experiencia satisfactora es la premisa de la que parte el branded content para dar a conocer o hacer más atrayente una marca o proyecto. De manera similar se perfila el argumento de las branded apps: ofrecer funcionalidades de utilidad o entretenimiento a la vez que se posiciona la imagen de una marca en concreto.

En base a esto surgen infinidad de aplicaciones que no tienen mucho que ver con las marcas que las patrocinan pero que ofrecen al usuario contenido exclusivo o entretenimiento de diversa índole. Por ello, me ha llamado la atención descubrir una aplicación que se ajusta al razonamiento que propone la marca en cuestión y se alinea con los mismos valores que se quieren transmitir.

“Blue Efficiency” es un concepto creado por Mercedes-Benz para identificar una serie de tecnologías en torno a la tendencia del sector automovilístico de reducir el consumo y las emisiones en los utilitarios. Al mismo tiempo, la app con el mismo nombre trata de ahorrar batería del smartphone mediante un simple ajuste que combina la configuración de algunas opciones.

Autos y móviles son objetos a los que muchos usuarios, entre los que me incluyo, le vamos cogiendo cariño con el tiempo. Parece buena idea por tanto, cuidar el funcionamiento de algo que utilizamos todos los días para dar a entender que el producto también estará desarrollado con el mismo mimo.

La idea de llegar al corazón del usuario por medio de soluciones para su smartphone me parece extensible a muchos sectores. En este ejemplo la implementación me ha encantado. ¿Conocéis algún otro similar?