Acabo de donar a Mozilla en la campaña que lanzaron recientemente y que justo finaliza mañana 31 de diciembre. Es una de esas organizaciones por la que bien merece la pena hacer el esfuerzo para que se mantengan lo más libres e independientes posible.

¿Por qué Mozilla?

Hay un punto en tu vida digital en el que tomas consciencia sobre la herramienta que estás utilizando para navegar por Internet. En ese momento, puede que te preguntes si es la mejor opción. Si estás leyendo esto y aún dudas de que usar un navegador u otro pueda implicar una mejor experiencia, o bien de que pueda tener alguna consecuencia sobre el futuro de la web, la razón de ser de este artículo ya puede darte alguna pista.

A mí ese momento ‘cero’ me llegó por impulso al unirme al récord guinness de descargas de un programa en 24 horas en 2008. Fueron tiempos donde Firefox creció mucho al constituir una alternativa sólida y eficiente al que usaban una gran parte de usuarios, el innombrable.

Multiusuario

Fue en 2012 cuando a través de la necesidad de tener varias ventanas con diferentes usuarios abiertos a la vez comencé a cambiar a Google Chrome. Esta implementación, su rapidez y un Firefox en horas bajas consiguieron que lo usara como navegador principal a pesar de conocer quién estaba detrás y de saber de los principios del software libre. Esto me provocaba una molesta disonancia cognitiva que intentaba obviar pensando que las funcionalidades eran más importantes en ese momento.

Por suerte, la comunidad de Mozilla trabajó duro y pasó poco tiempo hasta que apareciera un complemento con esta capacidad. Gracias a este plugin y a la mejora general de Firefox, a finales de 2012 tomé la decisión definitiva, no solo de usar Firefox en lo personal sino también en mi equipo de trabajo. Desde entonces no he vuelto a utilizar otro navegador.

Por una web libre

Por una web abiertaJavier Pastor titulaba “Misión, salvar a Mozilla” sobre la importancia de apoyar a esta organización para el futuro de la web. Antes lo habían ejemplificado muy bien con la campaña “La web que queremos” donde podemos visualizar los valores de Mozilla, centrados en los intereses del usuario, con hechos: empoderar para que tengamos el control, promover la libertad, crear oportunidades laborales, incentivar el aprendizaje o proteger nuestra privacidad.

Para comparar con su principal competidor, rescato aquí una cita desde el post de regreso a Firefox de José Alcántara sobre otro usuario que también retornaba al camino del panda rojo:

“I honestly believe Mozilla is committed to freedom and privacy on the web. Google is committed to making money and knowing everything I do. Firefox greets me with a page explaining my rights as a user of open source software. Chrome greets me with… sigh… Chrome greets me with a fucking advertisement for a Chromebook.”

Cameron Paul, Why I’m switching (back) to Firefox.

Por esto, qué mejor que apoyar a Mozilla para seguir defendiendo una web libre y detener tentativas de otros actores que por ejemplo quieran acabar con las URLs tal como las conocemos o que quieran absorber en una sola plataforma el contenido digital.

Presente y futuro

Actualmente la característica que más disfruto de Firefox es la reciente mejora de la experiencia de uso en móvil: cuando estás utilizando otras aplicaciones, como leer a través de tu lector de feeds, mirar twitter o reddit, a veces abres un enlace pero no quieres verlo en ese instante, sino que te apetece permanecer un rato más en esa aplicación. Con la opción “enlaces en segundo plano” puedes abrir esos enlaces y se van guardando a la espera de cuando quieras mirarlos todos de una en tu Firefox.

Otra funcionalidad imprescindible es la sincronización entre dispositivos. Con Firefox Sync no hay más que registrarse o iniciar sesión en móvil, escritorio y todos los cacharros que uses para que aparezcan las últimas páginas visitadas, compartir marcadores y que recuerde algunas contraseñas.

Por último, queda ver con qué nos sorprende Mozilla en lo próximo, que al parecer está trabajando en varios dispositivos físicos y si la nueva forma de realizar complementos con más compatibilidad con los de Chrome lleva a un buen puerto.

En la campaña de donación la animación se quita el sombrero por nuestra visita, pero somos nosotros quien debemos quitarnos el sombrero ante tamaña empresa.

– Fuente de la imagen de cabecera: Mozilla en español