The_Fox_and_the_Grapes_-_Project_Gutenberg_etext_19994Buscando hacia dónde enlazar “disonancia cognitiva” para mi anterior post, me encontré con la fábula “La zorra y las uvas“:

“Una zorra ve un racimo de uvas e intenta alcanzarlo. Al darse cuenta de que está demasiado alto, las desprecia diciendo: «¡No están maduras!».”

[También la versión original traducida de Esopo o la versión en verso de Samaniego.]

Aunque breve (tal como he reflejado la cita, cabe en un tweet), el texto deja una reflexión profunda: ¿es razonable esquivar el deseo de algo inalcanzable?

La cuestión de fondo es cómo a veces tratamos de convencernos restando valor a algo por el hecho de no poder obtenerlo, lo que en inglés llaman “sour grapes” y ejemplifican con “Winning a million dollars would just be a big hassle anyway“.

En la disonancia cognitiva de la personificada zorra el pensamiento de comer un fresco racimo se opone al de su imposibilidad (al menos al primer salto), por lo que decide restar importancia al primero arrinconándolo en el “no están maduras” para el triunfo del “no me ha sido posible y no voy a volver a intentarlo”.

¿Nos damos cuenta de las veces que tratamos de autoengañarnos cuando queremos algo y por costarnos mucho trabajo encontramos cualquier defecto para no seguir deseándolo?

La siguiente reflexión es si aquello es algo de verdad inalcanzable. ¿O nos hemos resignado al primer intento? En ese caso quizá nos falte empezar una hoja en blanco, volver a soñar reafirmando nuestras aspiraciones.

Vicios y virtudes

Las disonancias cognitivas también funcionan a la inversa: ¿somos conscientes de las ocasiones en las que deberíamos evitar algún vicio e intentamos callar ese pensamiento de culpa que choca con nuestro deseo primigenio?

El ejemplo más recurrente tiene que ver con fumar: el pensamiento de alguien a quien le produce placer se contrapone a la propia consciencia del daño que se autoinflinge. Según un estudio reciente, dejar ese hábito empieza por cambiar comportamientos antes que enfrentarse directamente a las creencias de cada uno.

En otros campos puede utilizarse la psicología a fin de conseguir determinados objetivos, véase esta curiosa viñeta de Dilbert o el ejemplo clásico de Festinger para demostrar la existencia de las disonancias cognitivas.

Bonus track

Hay una curiosa discusión sobre cómo interpretan la fábula en cada idioma y cómo traducen la expresión derivada. En inglés, se entiende como “la zorra no lo intentó lo suficiente”. Mientras que en francés, pensando que el objetivo es imposible, lo explican como “mejor una retirada elegante a tiempo que quejarse de las circunstancias”: «[…] N’était-ce pas mieux que de se plaindre?»